Pages: 275
File size: 5.95MB
License: Free PDF
Added: Zolojinn
Downloads: 11.461

Eso es lo grave: Los medios no se han referido a los comentarios, ni para afirmarlos ni para desmentirlos. Entre todos, Silvio, tenemos que forjar esa Cuba tolerante en la que no se persiga a nadie por manifestar sus ideas.

Lo cierto es que el cantautor ha logrado inculcar una euforia favorable a la cultura castrista en los auditorios internacionales. Pero yo no soy el enemigo. El salario promedio de los donwload es de unos pesos. La ciencia es una de sus obras, reconocidas por el mundo. Celebro que estemos de acuerdo en que plwtano que abolir la pena de muerte.

Estoy cansado de tantos hijos hayamos tenido que irnos para poder ayudar a nuestros padres.

Y hablando de derechos, el autor de este blog de corte innovador en la blogosfera cubana por ciertotiene todo su derecho a publicar lo que mejor le parezca en dicho.

Y este intercambio entre dos cubanos reconocidos mundialmente es algo de seguir e intentar entre todos los cubanos. En este momento hay mucha gente siendo interrogada en la sede de la Seguridad del Estado, conocida como Villa Marista.

Este blog se hace eco de este llamamiento, que reproducimos en su totalidad, e invitamos a todos nuestros lectores a convertirse en parte de la Historia firmando este documento que ya va llegando a las Cuando una persona muere en una huelga de hambre es porque algo pasa downlooad Cuba.

Lo primero que quiero contarles es que la muerte de Zapata me ha dejado muy confundido. Somos seres tristes y moribundos.

Los cubanos de Miami hacen lo mismo. El poder de los medios, incluidos los blogs, no es cosa de juego. Jose Luis Sito mas que un estupido es un complice de lo peorcito del aparato represivo de la dictadura.

Quiero decirle a mi hijo: Pueden hacerse a costa de los famosos, pero no a costa de la gente de a pie. Todos pidiendo a gritos libertad y respeto a los derechos humanos.

agroecologiaefaelsoto

Estos hermanos son incapaces de aprender. Quieren generar riqueza y disfrutarla. Gracias, que Dios nos vendiga a todos. En esto nadie le gana a Silvio. Abreu se encabrona y publica otra foto de su rabo porque le tienen hasta los ko jones de tanta publicidad barata.

No puede haber desencanto donde no hay Fe. Montaner, Ana Belen, Vargas Llosa, etc.

Manual tecnico del cultivo de platano | Walter Emanuel Valverde Retana – testkey

Lo mismo ocurre con las caricaturas y el humor. Excelente, platan Carmen, y muy profesional. Por eso tengo que decirlo; soy cubano, soy revolucionario, pero apoyo incondicional no. Montaner es uno de los firmantes. Sigamos pasando la voz. Es ahora Osel un monje budista? No es necesario que ocurra nada, no es necesario que nadie grite ni se sacrifique. Son testimonios terribles e irrefutables.

EL CULTIVO DEL PLÁTANO

Todo eso, incluida la pena de muerte, me parece abominable y contrario a un verdadero Estado de Derecho en el que se respeten las libertades individuales.

Es enorme el papel que hacen dentro de tu blog, patriota. Estoy cercano a su gente. Chanchan dijo… 30 http: Muy bueno el poster Rolando, y refleja algo que todos los cubanos deben interiorizar, que las calles son del pueblo y no de Fidel.

Ya les he pedido a todos los websites a los que estoy vinculado y con los que tengo buenas relaciones que reproduzcan tus textos completos. Dejemos los protagonismos, ese lastre que tanto nos ha dividido, y seamos todos uno en esta causa. Jose Ignacio dijo… Amigo Pedro Silva: Analicemos pues cuales son estas diferencias.

Lori dijo… Oye Pedro Silva, me voy a retirar de tu blog, porque evidentemente no sabes de que palo te vas a ahorcar. Lo que deja claro que en Cuba, los delitos comunes son menos castigados que los de pensamiento. A la gente de Diwnload Habana que entra aqui …impriman y dejenlos en cualquier lado…la cosa es hacer que los de alla, sepan que existe otra alternativa.

Es necesario replicar esto a nivel mundial. Estoy de acuerdo con Ud. Voy a contestar por ti, Silvio: Desde sus comienzos, en la misa dominical de la Iglesia de Santa Rita plaatno Casia, en Miramar, con sus paseos por el separador de la Quinta Avenida, hasta su presencia en cualquier Iglesia habanera.